Una Carta a los Líderes de la Iglesia No es “Quien” tú eres, sino “Como” tú eres. - Traducido al Español

Si Tú eres Evangelista, Pastor, Anciano, Diácono, o si empeñas cualquier tipo de papel en tu congregación que incluye guía pastoral; esta carta es para Ti.

Querido Líder,

Para los que no vienen del “Fiel Norte, fuerte y libre”, déjenme explicarles un poco de lo que quiere decir “canadiense”. El hockey, por supuesto, es el deporte más popular sin duda en Canadá. Hay otros deportes que tienen su lugar, pero no hay nada más que se puede comparar con el hockey sobre hielo. Aunque en otras partes se considera el hockey un deporte de invierno, en Canadá se juega todo el año. Si no estamos jugando el hockey en el hielo desde septiembre hasta mayo, entonces en el verano estamos jugándolo en las calles. Cuando no lo estamos jugando, la mayoría de nosotros estamos mirándolo, y si no estamos mirándolo, estamos hablando de ello.

El jugador profesional más renombrado del deporte es Wayne Gretzky. Era sin duda el mejor jugador sobre el hielo. Durante su carrera profesional de 19 años rompió 61 récords, fue nombrado el jugador más valioso de la Liga Nacional de Hockey diez veces, y llevó a su equipo a ganar la Copa Stanley (el premio más preciado de hockey) 4 veces.  También recién recibió votos como uno de los “Diez Mejores Canadienses de Todo El Tiempo.”[ii]

Walter Gretzky estaba recién en mi ciudad de residencia Halifax, Nueva Escocia para ayudar a recaudar fondos para el Ejército de Salvación. Un buen amigo mío, Ron, que tiene un hijo que juega en el mismo equipo de hockey que mi hijo, trabaja en relaciones públicas para el Ejército de Salvación, y organizó la colecta de fondos. Centenares de personas hicieron fila para tener la oportunidad de conocer a Walter. Era obvio que tenían que programar mucho más tiempo para el evento porque él estaba decidido no solo a firmar un autógrafo para cada persona, sino tener una conversación también con todos ellos. Su naturaleza cuidadosa y amable era obvia, especialmente para los residentes que vivían allí en el Ejército de la Salvación.  “Quizás el entusiasmo más grande de Walter se notaba cuando se tomaba una foto de él con uno de los nuevo graduados del programa de adicción de 12 pasos. ‘¡Qué bueno! ¡Esto es fantástico! ¡Muy bien!’ exclamó con su exuberancia típica, dejando a todos a imaginar que el logro era parecido a marcar el gol de victoria en el séptimo partido del campeonato para la Copa Stanley.”[iv]

Es increíble ver como el cariño genuino, la amabilidad y la bondad pueden conmover y afectar a la gente, ¿no es verdad?

Yo creo que Jesús era así. Para el leproso a quien Jesús había estirado el brazo y tocado, cuando muy probablemente nadie le había acariciado con la mano en años, estoy seguro que no tenía que ver con “quien” era Jesús, sino “como” era Jesús.

Para la mujer que atraparon en el acto de adulterio, y que desesperadamente necesitaba a alguien con compasión a intervenir y salvarla del grupo de hipócritas mojigatos que tenían muchas ganas de matar a alguien ese día; no era solo un asunto de “quien” era Jesús, sino también “como” era Jesús.

¿Y qué de la mujer que se enfrentó con las miradas crueles y despreciativas del pueblo “respetable” que se reunió en el patio de Simón, el fariseo; para escuchar enseñar a Jesús, solo para que ella pudiera echar perfume en sus pies? Antes de poder abrir el frasco, lágrimas de gratitud caían sobre las mejillas de ella y los pies de Jesús.

Simón el fariseo se preguntaba: ¿cómo podría Jesús permitir que esta mujer pecaminosa le toque y haga estas cosas?  Él vio un “objeto” que era repugnante y detestable, por sus delitos. Sin embargo, Jesús vio a una mujer que anhelaba estar libre de su pasado, que anhelaba estar perdonada, que había estado abusada por el mundo cruel y sin corazón, y que estaba tratada con la misma crueldad por el sistema religioso. Y aunque no se conoce el nombre de esta mujer, y no se sabe nada más de su vida, ella es un testimonio de lo que quiere decir estar atraída a Jesús, no solo por “quien” es, sino por “como” es.

Desde los años de mi adolescencia hasta ahora, he estado bajo la influencia de varios Pastores, Evangelistas, Ancianos, Diáconos, y muchos, muchos otros “líderes” todos con una variedad de títulos y niveles de responsabilidad. Todos ellos han hecho muchos esfuerzos y estoy agradecido por el impacto que han tenido en mi vida. Pero hay muy pocas personas a quienes yo estaba dispuesto a dar mi corazón, con quienes yo estaba dispuesto a ser abierto y transparente en cuanto a mi pasado homosexual y mis atracciones por el mismo sexo, a quienes permití conocer al verdadero yo. Estas pocas personas no me impresionaron con sus habilidades oratorias deslumbrantes, o reputaciones, o nivel de educación, u otras credenciales de ministerio.  Al contrario, estos hombres me llamaron la atención porque eran amables, compasivos, sensibles, (y no se creían superiores), y tenían ganas de quererme y aceptarme a pesar de mi estado tan roto. Me llamaron la atención no por “quien” eran, sino “como” eran.

Una de las prioridades de Strength in Weakness Ministries es animar a los hermanos y hermanas que tienen una atracción por el mismo sexo a ser abiertos y transparentes, con uno o dos individuos que son maduros espiritualmente y de confianza en su congregación local. No puedo expresar la importancia que estas amistades transformadoras han sido para mí. ¡Ser querido y tener la confianza y el apoyo de mis hermanos que son mis amigos, (aunque sabían quien era yo y quien soy yo) es nada menos que un regalo de Dios!

Pero yo pienso que estoy en la minoría de cristianos con una atracción por el mismo sexo que desarrolla y aprovecha de este tipo de amistades transparentes. Tú te quedarías atónito si supieras cuantos discípulos hay que sufren en silencio estos sentimientos, emociones y tentaciones no deseados porque están demasiado aterrorizados al decir a alguien en la iglesia por temor al rechazo. El aislamiento parece sin duda una mejor opción. Para estos hermanos y hermanas, empezar a hablar, abrirse y confiar en ti y conseguir la ayuda y el apoyo que necesitan, tendrán que estar más impresionados con “como” eres en lugar de “quien” eres.

Me acuerdo tan claramente la confusión interna que yo sufría mientras intentaba armarme de coraje para decirle a mi pastor que yo era “homosexual”. Era absolutamente aterrorizante. Una cosa es estar rechazado y ser el objeto de burlas por un mundo que critica, pero es otra cosa insoportable no ser querido por mis hermanos y hermanas. Yo estaba seguro de que algunas personas en la iglesia se alejarían de mí, despreciarían mi amistad, y harían suposiciones acerca de mi vida y carácter, y posiblemente me pedirían que me vaya para siempre.

Como líder de tu iglesia, necesitas saber esto para las personas que están envueltas en el comportamiento homosexual o con atracciones homosexuales; el hecho de estar abierto y transparente, (hasta con un amigo maduro y de confianza) puede ser un evento aterrorizador. Y en realidad, es con razón. Los cristianos con una atracción al mismo sexo han pasado la mayoría de su vida de adulto siendo el enfoque de chistes crueles, sujetos a palabras ofensivas, y han sido llamados nombres malos y desagradables (sí, incluso en la iglesia). Unos han sido completamente repudiados por sus padres, amigos y otros seres queridos. Otros se han enfrentado la persecución física. Han sido erróneamente estereotipados, y a menudo tratados como “mucho menos que gente inferior”. Necesitan saber que Dios tiene el corazón roto cada vez que sufren. Tienen que estar seguros que no van a experimentar algo así de otro cristiano, mucho menos de un líder en la iglesia de Jesús.

¿Entonces que puedes hacer para ayudar? Primero permíteme decir que entiendo el hecho de que posiblemente te sientes intimidado en cuanto a ayudar a alguien que tiene un pasado homosexual. Yo sé que el tema es difícil, complicado, incomodo de abordar, y complejo. Y siempre tenemos miedo de algo que no entendemos. Quiero asegurarte que yo nunca esperaba que la persona ayudándome iba a tener todas las respuestas. ¿Entonces que necesitaba yo?  Aquí hay algunas cosas que vas a necesitar para ayudar a otros con problemas de atracción por el mismo sexo y un pasado homosexual.

1) Tener una convicción de que la homosexualidad no es el peor de todos los pecados. A pesar de que muchos cristianos a menudo lo tratan así, la biblia no dice que la homosexualidad es un “pecado distinto” que Dios odia más que cualquier otro pecado. Ciertos cristianos necesitan tener un cambio cultural en cuanto a su perspectiva de la homosexualidad. Aunque estar envuelto activamente en la homosexualidad es un pecado, del punto de vista de Dios, es igual de malo que desobedecer a sus padres, ser avaro, mentir, o cualquier tipo de pecado heterosexual.

Tienes que reconocer que todos los cristianos tienen sus propios problemas, naturalezas pecaminosas y tentaciones distintas que tienen que enfrentar. Muchos discípulos (a pesar de su orientación) manifiestan sus diferentes áreas de “quebrantamiento” a través de la disfunción sexual. El “quebrantamiento” sexual es apenas exclusivo a los homosexuales o los que tienen una atracción por el mismo sexo. (Leer por favor: 1 Corintios 5:9-13; 6:9-20; Mateo 5:27-28)

2) Entender que la atracción por el mismo sexo es una “elección.”Estamos hablando ahora de la causalidad, y es un asunto tan complejo que no hay ninguna manera para mí dar una explicación amplia en unos párrafos. Hay muchos libros serios escritos sobre el tema si es que deseas estudiarlo más a fondo. (“Sexual Identity: A Guide to Living in the Times Between the Times”, por Dr. Mark A. Yarhouse y Lori A. Burkett; y “Homosexuality, The Use of Scientific research I the Church’s Moral Debate.” por Dr. Mark A. Yarhouse siendo dos que yo sugeriría.)

Entonces te pido que tomes en cuenta mi perspectiva, un hombre cristiano que ha tenido una atracción por el mismo sexo desde los primeros años de la adolescencia; yo no escogí esto conscientemente, tampoco he conocido a alguien que ha escogido esto. Con la vergüenza, el bochorno, el aislamiento y el rechazo a menudo experimentado por estas personas que viven con esto diariamente, ¿Quién en el mundo escogería de verdad esto si tuviera la opción? Tome consciencia de mis sentimientos homosexuales cuando alcance la pubertad, justo como tú tomaste conciencia de tus sentimientos heterosexuales cuando alcanzaste la pubertad. No fue una elección consciente, solo lo fue. Entonces no supongas que la homosexualidad es una preferencia sexual que se escoge conscientemente. Realmente no lo es.

Por favor no pienses que es algo que se puede cambiar solo al hacer “más esfuerzos” o solo al arrepentirse. Por favor no prometas que hay curación si alguien intenta tener “más fe”.  Aunque creo que Dios puede interceder en la vida de alguien y cambiar las atracciones indeseadas por el mismo sexo, a menudo Él decide no hacerlo.

Dicho esto, no creo tampoco que “nací así”. La homosexualidad es el resultado de una combinación de factores múltiples. Al decir que es algo que se puede “prender o apagar” cuando uno quiere es simplista y hasta insultante para la persona que está luchando con esto.

3) Tener expectativas razonables. No es tu responsabilidad “cambiar” la orientación sexual de alguien y no debería ser tu meta tampoco. Si el Señor considera conveniente realizar un cambio en lo que le atrae a uno, entonces alabado sea Dios. Pero entiende que puede ser que tu amigo tenga una atracción por el mismo sexo para el resto de su vida, y así es.  El Señor no está tan preocupado con lo que nos atrae, lo que le preocupa es nuestra obediencia en medio de nuestras diferentes tentaciones.

La meta para alguien que vive con atracciones indeseadas por el mismo sexo no es la heterosexualidad, es la santidad. Ayúdale a amar la libertad que tiene cada día de no ser esclavo a las emociones y tentaciones, y que escoja otro camino para su vida que es seguir a Jesús. Ayúdale en su camino diario a tener dominio propio, a entregarse a la oración y ser obediente a Dios, a pesar de lo que le dicen sus emociones, hormonas y sentimientos.

4) Ayudarle a verse como Dios lo ve. Uno de los desafíos más grandes que he tenido que enfrentar de hombre con una atracción por el mismo sexo, es el montón de reflexión negativa que permití circular en mi mente. La mentira es el idioma materno de Satanás.  Él se llama el “acusador” y en mi vida él hizo bien su trabajo. En un día normal, mi patrón de pensamiento común sería algo así; “No puedo ser amado por Dios o por otras personas mientras tenga una atracción por el mismo sexo,” “Hay un defecto en mí porque no puedo cambiar esto,” “Dios se equivocó,” “Si los otros me conocieran realmente como soy, nunca me querrían o serían mis amigos.”

El problema se agravó desde el púlpito, porque se enseñaba que la homosexualidad era una abominación delante de Dios y merecía la muerte. Cuando mis amigos cristianos hablaban de eso; era en términos denigrantes de broma o mencionado como si era algo repugnante.  Para mí, la conclusión obvia entonces era: Yo por lo tanto debo ser repulsivo, una abominación delante de Dios, y mi vida era un fracaso. En mi experiencia de intentar ayudar a otros cristianos con una atracción por el mismo sexo, esta manera de pensar es muy común, de un grado a otro.

Cuando alguien piensa así, ha permitido que la atracción por el mismo sexo se haga su identidad. Necesitas ayudar a esta persona a creer que Jesús es su identidad. Su orientación sexual es solo una pequeña parte de su vida. Es increíblemente dañino (por no hablar de antibíblico) permitir que esto monopolice y domine tanto sus patrones de pensamiento. También, y más significativamente, Dios no quiere que sus hijos piensen así de sí mismos. Desde el punto de vista de Dios, todos los cristianos (a pesar de su orientación sexual) son conocidos como la “niña de los ojos de Dios,” “su posesión preciada” y sus hijos e hijas. Como seguidores de Jesús son iguales de santos como Dios mismo (2 Corintios 5:21) y vestidos con su pureza (Gálatas 3:27). Esto es su identidad verdadera.

 

5) Ser sensible y amable en tu comunicación.Muchos cristianos con buenas intenciones han dado algunas de las respuestas más ridículas, ignorantes y simplistas a los cristianos que tienen una atracción por el mismo sexo en su tentativa de ayuda: “Ponte pantalones más apretados,” “sal con más chicas,” “practica más deportes,” “mira la pornografía heterosexual,” “ora más fuerte,” “ten más fe.” No estoy inventando estas cosas.

Por favor entiende que las cuestiones de la identidad sexual son multidimensionales y complejas. Estás ayudando a alguien que tiene toda una vida de experiencias, pensamientos y emociones que son muy reales para esta persona. Las respuestas ingenuas a las cuestiones multifacéticas y tan emocionales del corazón son ofensivas. Si tienes dudas, nunca estarás equivocado si dices algo como esto: “Yo sé que esto es difícil para ti. No tengo una respuesta para ti en este momento, pero de esto estoy seguro; te quiero y te respeto y es un honor para mí que to confianza tanto que has compartido esto conmigo. Estoy a tu disposición y juntos vamos a atravesar esto.”

6) Crear un ambiente donde es fácil para ser abierto y transparente. ¿Por qué era tan abordable Jesús para la “gente pecaminosa?” Es que él era lleno de amor, misericordia y gracia; y él no menospreciaba a nadie, a pesar de lo que habían hecho. Por eso la gente quería pasar por las multitudes para llegar a Jesús porque sabían que con él, no estarían juzgados ni condenados. (Juan 8:10) Lo único que esperaba Jesús era el arrepentimiento.

Cuando estás aconsejando a los que tienen una atracción por el mismo sexo, por favor no olvides que te van a confesar pecados y tentaciones que tú mismo no has experimentado personalmente, o ni siquiera considerado; cosas que tal vez tu personalmente consideras despreciables. Es esencial, déjame repetirlo, es esencial que no permitas que tus opiniones personales de estos actos o pensamientos se manifiesten en tus palabras, tonos o acciones.

Jesús estaba sin duda repugnado por los pecados de las otras personas también, pero nunca permitió que esto influenciara su manera de tratar a la persona. Más bien al contrario, son estos individuos a quienes se acercó aún más Jesús. La persona que estás ayudando necesita saber que puede confesar sin reservas, y solo hablar acerca de cualquier cosa contigo sin que tú te alejes o rechaces a la persona de cualquier manera. De hecho, no hay momento más importante cuando esta persona necesita sentir tu amor y aceptación que este momento cuando derrama su corazón delante de ti. Esta persona solo se sentirá libre de volver a ti otra vez, si realmente cree que tu amor es incondicional y que tú eres un “lugar seguro” donde puede hablar libremente.

7) Ser confidencial. Si yo supiera que las personas con quienes me pongo transparente,  estuvieran contando chismes o divulgando informaciones personales de lo que yo he confesado, el resultado habría sido el fin de la amistad inmediatamente. Simplemente tienes que ser un confidente seguro y protector. Si crees que necesitas ayuda, y quieres que alguien colabore contigo, tienes que pedir o avisar a la persona que estás ayudando, primero. Si, en tu opinión, tu amigo está haciendo algo que le hace daño o que hace daño a alguien más, (o después de un periodo de tiempo donde no hay arrepentimiento), entonces deberías dirigirte a un individuo espiritualmente maduro para buscar ayuda. Pero, aun así, no lo hagas sin informarle a tu amigo primero, que estás haciendo eso. En mi opinión, eso solo debería hacerse como último recurso.

8) Enseñarle como debería ser una amistad saludable entre dos personas del mismo sexo. Los hombres que tienen un pasado homosexual muy a menudo no saben construir y mantener una amistad no sexual y saludable con otro hombre. Muchos de nosotros hemos tenido dificultades en encontrar aceptación, o saber cómo relacionarnos con alguien del mismo sexo. Algunos de nosotros nos hemos sentido aislados e inseguros en la presencia de otros hombres. A menudo nos hemos sentido que no somos lo suficientemente buenos para nuestros semejantes.


[i] "The Greatest Canadian." 2004. Canadian Broadcasting Corporation. <http://www.cbc.ca/greatest/top_ten/>.

[ii] "Walter Gretzky: Hockey's Most Famous Father." Events Edge Entertainment and Speakers Bureau. 28 de agosto 2008 <http://www.eventsedge.com/waltergretzky.html>.

[iii] Zima, Ron. "Salvation Army Stories and Pictures from the Maritimes." Maritimes On Line. 21 de mayo 2008. El Ejército de Salvación. 28 de agosto 2008 <file:///f:/swim.org%20articles%20draft%201%10working/walter%20gretzky.htm>.

[iv] ibid

© Strength in Weakness Ministries All Rights Reserved

PO Box 20041, Orillia, Ontario L3V 7X9 Canada  (705) 259-3331

Who Are We

We are a Christian organization that bridges the gap between the Christian community and the LGBTQ community through awareness, education and support.

Strength in Weakness Ministries is currently assisting Christians from hundreds of Christian congregations in countries on every continent the world over. As well, we are teaching Evangelists, Pastors, Church Leaders, Pastoral Care Workers and all Christians how to effectively counsel Christian men and women who are same gender attracted; parents, spouses and siblings how to deal with this challenge in their family relationships, and all Christ followers how to reach out to our gay neighbours for Christ through our workshops.

 

Contact Us

  Canada
Strength in Weakness Ministries
Attention: Cathy Hammond
PO Box 20041
Orillia, ON L3V 7X9
705-259-3331
 

  United States
Strength in Weakness Ministries
Attention: Cathy Hammond
2220 Meridian Blvd. Suite W6063
Minden, Nevada 89243
705-259-3331

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Login

SiteLock